La vivienda de colores ladrillo, negro y blanco esta situada en una zona rural de Nueva Escocia (este de Canadá). A simple vista parece una construcción hecha de materiales convencionales, pero su estructura se construyó con 612,000 botellas de plástico recicladas, trituradas, fundidas y transformadas en paredes de unos 15 centímetros de grosor.

Esta es una manera de deshacerse de los desechos plásticos y, al mismo tiempo, desarrollar estructuras que sean sostenibles para el medioambiente”, señala David Saulnier, cofundador junto a Joel German de JD Composites, (JDC), la firma que construyó este primer prototipo residencial.

Saulnier y German trabajaron durante diez meses con un pequeño equipo de dos a tres personas, para completar esta lujosa casa en la playaTiene 185 metros cuadrados y está construida con paneles de tereftala espuma de PET reciclado,  proveniente de botellas desechadas.

Los paneles de este material, recubiertos por una ‘piel’ de fibra de vidrio, son muy duraderos y unos excelentes aislantes térmicos. Además pesan poco y son muy resistentes, ya que en las pruebas de laboratorio soportaron sin romperse vientos con el doble de fuerza que los de un huracán.

La casa incluye una cocina completa, un comedor, una sala de estar, una sala para barbacoa eléctrica o de propano en el interior, tres dormitorios, dos baños y una terraza en la azotea, que le brinda una vista amplias del área de Clare, desde Meteghan hasta Church Point, en Nueva Escocia.

Esta primera vivienda se construyó con fines demostrativos y un ejemplo de lo que se puede conseguir mediante el reciclaje. Aunque se va a alquilar, está previsto ponerla a la venta, señalan Saulnier y German, explicando que su costo de construcción es similar al de una vivienda convencional.

Leer más: https://vanguardia.com.mx/articulo/casas-de-plastico-reciclado-una-solucion-al-exceso-de-residuos-contaminantes